Tags

, ,

KONICA MINOLTA DIGITAL CAMERA

Cornas

Hay algo en los grandes vinos franceses que a veces desorienta al público en general: los grandes vinos de las mejores zonas nunca llevan el nombre de ésta en la etiqueta. Tampoco existen los conceptos de crianza, reserva, gran reserva, tan familiares en los vinos españoles y en algunos vinos chilenos y argentinos. Entremos entonces,de norte a sur, en ese mundo fascinante y, a la vez, desconcertante: el vino del Ródano.

Los vinos franceses están valorizados más en cuanto a procedencia: las denominaciones de origen son pequeñas, y debido a eso existe una gran variedad. Por ejemplo un burdeos bueno se llama Pomerol, St. Emilion o Pauillac y que un excelente borgoña puede ser un Puligny, Meursault, Vosne-Romanée o Nuits-St.-Georges. ¿Pero, y el Ródano?. Esta es una zona menos conocida. En mi último viaje a la región a principios de abril tuve la oportunidad de familiarizarme de nuevo con los vinos de la región.

En la gran feria de vino (découvertes en Vallée du Rhône 2017) que se realiza cada dos años, tuve la oportunidad de degustar los vinos del norte y sur del Ródano.

Aunque los vinos del Rhône son usualmente agrupados juntos, en realidad la región se divide en dos distritos: Norte y Sur. En esta ocasión vamos a ver primeramente la principales comunas que conforman el distrito Norte (Côte Rotie, Condrieu y Hermitage Crozes-Hermitage). En otra ocasión, exploraremos los vinos de la parte sur (Gigondas, Vacqueyras, Luberon, etc).

Cote Rotie Guigal

Vinedos Cote Rotie Guigal

Côte-Rôtie

La Appellation Côte-Rôtie Protégée, es la más septentrional del distrito Norte, este vino, conjuntamente con el Hermitage, constituyen los vinos más robustos y longevos de Francia.Côte-Rôtie. Côte-Rôtie sólo produce vinos tintos y la denominación tiene una superficie de 307 hectáreas. En 2016, la producción fue de 12,589 hectolitros y el 23% de su producción fue al extranjero

Côte Rôtie, que se puede traducir por la ribera tostada o asada, es un pequeña montaña de escarpadas laderas. También hay parte del viñedo plantado en llano, que suele ser más productivo y de menor calidad. Es una de las denominaciones que ha crecido más en los últimos años, ocupando en la actualidad unas 200 hectáreas su viñedo, cuando hace 40 años se reducía a poco más de 50

Los vinos son elaborados a partir de la variedad Syrah, mezclada con entre un 2 y un 20% de una uva blanca llamada Viognier, ambas vinificadas juntas. La Viognier es la uva de la acidez, aroma y elegancia, la Syrah es la uva del sabor, la fruta y el tanino, razón por la cual es mezclada

Algunos de los mejores productores de Cote Rotie incluyen René Rostaing, Jean-Luc Jamet, , Gérin, Ogier y Yves Gangloff. Quien no haya sentido el perfume de un Côte Rôtie, no sabe lo que se pierde: notas ahumadas, de aceituna negra, tocino, especias, violetas y frutos negros. Son unos vinos muy carnosos y con gran potencial de envejecimiento.

Villard-Condrieu

Vinas en Condrieu de Francois Villard

Condrieu

Condrieu, con unas 191 hectáreas de viñedo, es la cuna de la gran blanca conocida por viognier. En Condrieu solo se producen vinos blancos. Los líderes de esta apelación son Yves Cuilleron y el recien fallecido Georges de Vernay.

Boileau, el gran poeta francés decía que el Condrieu puede “alegrar el corazón”.Lamartine, el político de la segunda república francesa contaba también que el Condrieu “calentaba los sesos”. Georges Vernay fue el presidente de la denominación durante 30 años. Con él, Condrieu recuperó por fin la fama que merecía de un gran vino. En esta región, los aromas de albaricoque, en ocasiones de violeta y de flor blanca de viognier se ven contrarrestados por una intensidad y una mineralidad que aportan a esta cepa toda su razón de ser.

Chapoutier-Hermitage

Chapoutier-Hermitage

Hermitage

Hermitage ha sido de siempre un vino noble y de mucho renombre. De hecho, a principios del siglo XIX, era el vino más caro de Francia, superando incluso a los “premier crus” de Burdeos. Es más, se hacían “cuvées” especiales de los vinos de Burdeos mezclandolos con Hermitage tinto, dando lugar a los “Bordeaux Hermitagé”, que eran considerados superiores a los Burdeos normales.

La montaña de Hermitage, situada a la espalda del pueblo de Tain l’Hermitage (cuna a su vez de el chocolate, Valrhona), produce la totalidad de los vinos de la denominación, en unas 137 hectáreas. Hay tanto tintos como blancos. Syrah y un 15% máximo de uva blanca en los primeros, y marsanne y roussanne para los segundos son las castas autorizadas. Son vinos, que necesitan de largo tiempo en botella para mostrar todo su pedigree .Si me tendria que quedar con un solo productor, sería sin duda Chave. Otros nombres a destacar en Hermitage son los de Jaboulet, con su conocido La Chapelle, y Chapoutier, ampliamente alabado por la crítica internacional (sobre todo americana), lo que ha causado que sus precios suban excesivamente. Se produce también una pequeña cantidad de vino dulce, llamado “vin de paille” (vino de paja), ya que se dejan las uvas sobre cestas de paja para que se sequen y pasifiquen antes de hacer el vino.

Cornas y los otros

De Cornas, que tiene solamente unas 144 hectáreas, el decir era que producía “los vinos más bárbaros de Francia”. Aquí sólo es permitido 100% syrah. Los vinos son rústicos pero a la vez son sedosos y elegantes en el paladar, pero tampoco es para tanto. Los grandes lideres de Cornas han sido Auguste Clape y Thierry Allemand, seguido de cerca por Alain Voge. Otros productores interesantes incluyen Vincent Paris, Pierre Gaillard y Domaine du Coulet

Crozes-Hermitage y St. Joseph son zonas más grandes, 1637 hectáreas en Crozes, y unas 1213 en St. Joseph, con diferentes terrenos, con viñas en ladera, pero muchas otras en llano y en tierras más fértiles, por lo que la calidad es más variable. Se producen blancos y tintos (en mayoría absoluta), con las mismas variedades que en Hermitage: syrah, roussanne y marsanne. Es en general tierra de “negociants”, con precios más asequibles. Alain Graillot , Jaboulet y Delas producen buenos caldos en estas zonas.

Totalmente casi desconocida, al límite sur se encuentra St. Péray, al que Robert Parker llamaba “el Parque Jurásico del Ródano” en su obra “Wines of the Rhône Valley”, produce los únicos vinos espumosos de todo el valle con una muy pequena produccion.